25 DE MAYO BICENTENARIO

Sergio Daniel Gonzalez

Hoy en este día tan especial para muchos, celebramos El Bicentenario, un aniversario más del 25 de mayo de 1810. El “1er grito de libertad” como nos enseñaron en la escuela primaria. El día que nació la Patria decíamos, contentos y alegres mientras agitábamos banderas celestes y blancas.

La nueva nación que nacía, empezaba a independizarse de la corona española, los virreyes ya no mandarían mas, nos habíamos liberado del dominio opresor de España, la que se adjudica el Descubrimiento de este continente.

Los “criollos” daban su grito de libertad. Sí, ellos… solo ellos.

Criollos Son todos aquellos españoles que nacieron en estas tierras

Desde 1810 han transcurrido ya, 200 años. Se nos dijo en la escuela que fue un grito de libertad y que éste fue ratificado seis años después, en 1816. Lo primero en Bs. As. Lo segundo en Tucumán.

Quienes suponen que la historia puede ser contada desde una sola posición, desde un solo punto de vista, se equivocan, por eso no pretendo que este discurso que presento sea la única. Esta posición es la de los vencidos o por lo menos la de los que no figuran en los actos patrios.

Para los nativos de este continente y los negros de África, la opresión tiene el tiempo de 5 siglos, para estos – ¿qué ha cambiado? Nada absolutamente nada!!

Pero el verdadero pueblo, nuestros pueblos nativos, que vivieron y vivían y ya existían desde milenios en estas tierras nunca fueron convocados a participar de esta gesta, pero si fueron usados en contiendas partidistas de uno y otro bando para defender “la Patria”, incluso hasta el día de hoy los políticos los manipulan para llenar las urnas.
Se ha reclutado a hermanos Originarios en Puesto del Marquez antes llamado Pueblo Patricios, los hermanos hicieron retroceder a Españoles en plena Revolución de Mayo, el 14 de septiembre de 1810 en Cangrejos, muy cerca hoy de Cangrejillos. Y después que?

Luego de usarlos, continuaron aniquilándolos, borrándolos, matándolos con las Campañas al Desierto, con los pensamientos Sarmientistas, con las encomiendas de tierras, con los arriendos, con las apropiaciones ilícitas de tierras y riquezas. Nuestros abuelos siguieron sufriendo con lo que empezó en 1492 la llegada de Colon, donde Los reyes de Europa y la curia Romana con los papas, han certificado, abalado y ratificado estas apropiaciones.

Nuestros hermanos, nuestro verdadero pueblo, no gritaron Libertad, a un hoy siguimos esperando, con la piel reseca, volver a tener esa libertad con la que viviamos tranquilos y en paz. Si esto ya fuera historia, no tendría objeto reiterar hoy nuestros reclamos.

Libertad?

De que libertad hablamos?!!! La liberad de unos pocos y el sometimiento de nuestro pueblo.
Nuestras lenguas maternas fueron casi exterminadas, en las escuelas no se las enseña, no podemos ponerles nombres aborígenes a nuestros hijo sin pasar por una gran burocracia, festejamos la sangre derramada por nuestros abuelos en la fundación de jujuy ,el 19 de abril, como si nunca hubiese existido el pueblo de jujuyes, a pesar de que nos resistimos a los conquistadores 2 veces, nestros sitios sagrados están desapareciendo han sidos saqueados por arqueólogos y ahora los están urbanizando o pertenecen a Universidades, nuestros ancestros son expuestos como trofeos en los museos y cuantas cosas mas…

Casi han pasado 130 años de la masacre de miles de familias completas de “nativos” en la Patagonia por obra y mandato de los gobernadores de turno
Con Sarmiento y Alberdi a la vanguardia azuzaron y dotaron de armas las manos fraticidas de los que con Julio Argentino Roca llevaron a cabo los asesinatos y cumplir con el invento de “defensa de las fronteras”, que en realidad no fue otra cosa que una cruzada racista.

Quien recuerda a nuestros hermanos que derramaron su sangre en nuestra revolución de la Puna en Abra de la Cruz y en Quera, pidiendo el derecho a la tierra? y Que fue aplastada por los propios que se llamaban argentinos?

De Nuestros héroes nadie sabe, ni de Viltipoco que fue preso y luego desaparecido en Santiago del Estero, ni de Juan Chalimin que lo cortaron en pedazos en los valles Calchaquies, ni de Anastasio Inca que fue fusilado en la plaza de Yavi, ni de la batalla de Quera, donde nuestros abuelos fueron juzgados y ejecutados por el coronel Álvarez Prado llamado héroe de nuestra provincia y más reciente, de la marcha que hicieron nuestros abuelos a pie y que duro dos meses hacia Bs. As. llamada “Malón de la Paz” que partió desde Abra Pampa? Y luego, por orden de Peron fueron devueltos como animales en bagones? no hay actos… no hay feriados… ni días especiales por ninguno de estos acontecimientos.

Pero si festejamos el 25 de mayo El Bicenteneario, gritando Libertad, mientras la justicia recién hoy en pleno s. 2000 condena al gobierno provincial a regularizar la entrega de tierras a Ntras. comunidades aborígenes que esperan hace siglos les devuelvan las tierras…

No nos da vergüenza esto?

Esta claro que la vergüenza es un vocablo desconocido por los representantes del pueblo de la Nación Argentina.

La explicación que encontramos, es que constituimos como ciudadanos, una ensalada rusa de razas, turcos, tanos, gallegos, judíos, etc.

Todo ello debido al ardid de los criollos de los primeros tiempos de la denominada emancipación que utilizaron la frase truchada del autor de las “bases para la organización política de la confederación Argentina” de gobernar es poblar con anglosajones “referido a la raza aria de Europa, rubios altos, esbeltos, ojos azules.

El 25 de mayo de 1810 ha inspirado bellos poemas que nuestros tekis recitan en las escuelas de memoria y con mucho patriotismo. Sin tener conciencia de lo que brota de sus bocas, eso enseñan nuestros maestros por que la curricula educativa se lo exige y si pretende hacer algun cambio revolucionario, el director se encarga de corregir.

Estamos hechos, pues de los dos barros: del indio y del español. Lo que deberíamos averiguar de una vez por todas a esta altura, es quienes somos: ¿los conquistadores o los conquistados? Si estamos en este continente de paso o si formamos parte de el, en definitiva si esta es nuestra casa, si así fuera no cabe duda que nuestra posición es la de los vencidos.

Los tiempos han cambiado y estamos empezando a despertar a darnos cuenta de hay otra historia que vamos desempolvando día a día.

A través de este discurso, respondo a interrogantes que mi conciencia plantea respecto de nuestra posición frente al actual estado de las comunidades aborígenes.

Quiero saber hasta donde podemos asumir el compromiso que tenemos con nuestra tierra y mis hermanos frente al dolor de los que, con muestra ignorancia inocente en algunos casos, hemos discriminado como si fueran ellos los culpables de su propia desgracia, cuando en realidad son la llama viva de nuestra conciencia, lo poco que queda de nuestra antigua dignidad, de nuestra bella cultura.

Hermanos, Que este día que nos reúne sea de una profunda reflexión para el todo el pueblo Argentino, para los criollos, para los que se creen criollos y para nuestro pueblo. para que juntos hagamos la revolución de la verdadera libertad sin matar nuestras raíces. por eso intento hoy contribuir a conformar un todo agregando las partes que faltaban.

en este día tan especial para muchos: Les voy a decir que Patria es la mama cargada su guagua a la espalda, horneando los bollos caseros, sabrosos, calientes; que es el tata minero, zafrero, el agüelo sentado frente al viento, cruzando las illagüas del telar rúsyico pa fabricar los ponchos, pa cruzar los cerros nevados del alto.

y les puedo decir que PATRIA ES SINÓNIMO DE PACHAMAMA, eso sí seguro que me van a entender.

Muchas gracias.

Para este discurso se tomaron fragmentos de
Prof Osvaldo Maidana, Víctor Herdia, Fortunato Ramos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *